La ley del espejo, Yoshinory Noguchi. 2009

Biografía de Yoshinory Noguchi

Sobre La ley del espejo

Libro escrito por el coach japonés Yoshinory Noguchi que mezcla técnicas de coach con constelaciones familiares, en el sentido en que deja patente cómo reproducimos los patrones que hemos visto en nuestra infancia. Y si vivimos con rencores transmitiremos esos rencores aunque no seamos conscientes de ello.

Es necesario perdonar y mejorar como persona, pero no necesariamente para hacer el bien, sino simplemente para mejorar nuestro bienestar. Hay que perdonar teniendo en cuenta que las personas suelen actuar o bien para conseguir placer o bien para evitar el dolor, exactamente como nosotros.

“Con el perdón se consigue la calma. Cuando pienso «No se lo puedo perdonar » significa que todavía vivo atado al pasado, que el corazón está repleto de rencor hacia alguna persona. (…) Si siento resentimiento hacia alguien y me digo que “¡no se lo puedo perdonar!”, no conseguiré nunca la paz interior. Estamos trastornados porque una fuerza extra está actuando sobre nosotros. Y si esta situación se prolonga se acabará convirtiendo en sufrimiento. (…) Si perdonamos, entonces tanto nuestro cuerpo como nuestro interior se calman y podemos relajarnos.  Nos liberamos del hechizo del pasado, y conseguimos paz y libertad de espíritu. (…) Primero uno se perdona a sí mismo. Esto es lo que en psicología se conoce como autoaceptación. (…) Primero aceptamos que nos han herido, y después nos autoperdonamos por no poder perdonar a tal persona. De este modo, conseguimos autoaceptarnos, y conseguimos el alivio que nos posibilitará perdonar.

El libro se basa en un cuento-parábola protagonizado por Eiko, una madre cuyo hijo, Yuta, recibe malos tratos en el colegio. El niño se cierra y no se lo cuenta, parece que no confíe en ella y ella no sabe cómo ayudarle. Desesperada, acude a un psicólogo que es amigo de su marido.

Él le explica la Ley del Espejo:Una ley que dice «la realidad de nuestra vida es el espejo que refleja nuestro corazón». Es «la ley del espejo».  Si nos llenamos el interior únicamente de insatisfacción, cada vez ocurrirán más acontecimientos que quieren expresar este descontento.  Y, al contrario, si tenemos el corazón siempre lleno de agradecimiento, ocurrirán más acontecimientos que nos harán sentir más agradecimiento.

«La vida es un espejo que refleja nuestro corazón.» Es decir que «ocurren acontecimientos que sintonizan exactamente con nuestro interior». O también se puede decir que «la causa que se halla en nuestro interior se hace realidad como efecto».

Eiko está reproduciendo con su hijo los patrones que vio en casa. Desprecia a su marido (camionero) como antes despreció a su padre (obrero). Y no confía en su hijo, como su padre no confió en ella. No les perdona su mediocridad. Y no se da cuenta de todo lo que les tiene que agradecer.

—¡Sí! De niña no soportaba a mi padre porque era un pesado. No soportaba que quisiera opinar sobre todo. Visto desde ahora, supongo que eso también procedía de su amor, pero en esa época era insoportable. Creo que ahora Yuta piensa lo mismo. Mi amor opresivo le carga demasiado.

—Cuando usted era pequeña, ¿qué tipo de padre deseaba?

—Quería que confiara en mí. Deseaba que me tuviera confianza. Que pensara: «Es Eiko, todo irá bien». Creo que yo tampoco confío en Yuta. Pienso: «Si yo no le ayudo, no sabrá apañárselas », Y por esto intento sonsacarle y le hago sermones… Me gustaría confiar más en él.

Los niños, en esencia, deben crecer sintiendo respeto por sus padres y utilizándolos como modelo.

Las palabras de Eiko daban ahora permiso a Yuta. «Puedo admirar a papá.» A Yuta esto es lo que le había puesto más contento.

Eso es lo que le pide el psicólogo: Primero que haga una lista de todo lo que le reprocha a su padre, después de todo lo que le agradece y después que lo llame y se lo diga. Cuando lo hace, descubre que el padre insensible que ella pensaba tener es en realidad un hombre que ha sufrido mucho por su incapacidad de relacionarse con su hija.

Cuando entienda esto, su relación con su marido y su hijo mejorará y este se abrirá más.

Porque Eiko dejará de estar atada a los acontecimientos del pasado.

Yoshinory Noguchi da ocho pasos para perdonar.

  1. Haga una lista con aquellas personas a las que «no puede perdonar
  2. Exprese sus sentimientos
  3. Busque los motivos de aquellos actos
  4. Escriba aquello que puede agradecerle
  5. Utilice la fuerza de las palabras
  6. Escriba aquello de lo que querría disculparse
  7. Escriba aquello que haya aprendido
  8. Declare “Le perdono”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s