La lentitud, Milan Kundera. 1996

Biografía de Milan Kundera

Sobre La lentitud

Obras importantes:  La insoportable levedad del ser  (1994), La fiesta de la insignificancia (2014).

En un castillo francés convertido en hotel se reúnen el narrador y su mujer con personajes de ficción del pasado y del presente. Allí tiene lugar una convención de entomatólogos. Y en el mismo castillo, en el siglo XVIII, se ambientó un cuento que narraba una aventura sexual entre un joven caballero y una tal Madame de T.  Intertextualidad. Este punto de partida le sirve a Kundera para comparar ambas épocas y criticar la superficialidad de la época actual, marcada por la velocidad. 

Siglo XX marcado por la velocidad (el éxtasis proporcionado por la tecnología). Época de velocidad: es más fácil olvidar. O mejor dicho, como queremos olvidar la angustia de la vida, optamos por la velocidad.

La confluencia del pasado y el presente demuestra que el tiempo no existe, porque o bien es infinito, una cadena sin estaciones, o bien es fugaz, sin permitir que nos aferremos al ahora.

Prototipo del bailarín: Se cree un elegido y tiene que marcar la diferencia frente a la masa, son los famosos, siempre de cara al público, siempre actuando, aspirando a hacer de su vida una obra de arte. “Un payaso de los mass media, un farsante, un chulo, un bailarín”. Es un “invento” de nuestra civilización. Discursos llenos de una retórica banal, demagógica.

Se rompen los límites entre ficción y realidad.

Crítica de la gran velocidad con la que vivimos nuestras vidas, sin tiempo para nada y con ganas de escapar de algo.

Conclusión (De culturajoven.es):

“No parecerá extraño que el escritor nos permita asistir, como espectadores teatrales, a una misma escena ambientada en distintas épocas.  Por un lado, un caballero del siglo XVIII que después de una maravillosa noche pasada con Madame de T., camina lentamente hacia el parque y se sienta con aire pensativo, para no olvidar el recuerdo de aquella noche. Por otro lado, observamos a un hombre del siglo XX, impaciente y fastidiado por la ridícula noche pasada en compañía de una mujer, que se aleja en su moto con toda velocidad, para olvidar esa noche con la misma intensidad con que el otro quiere conservar el recuerdo para siempre.

Quizás es en la lentitud de ese caballero que está el secreto de la felicidad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s